Santiago2

Tras patrones de comportamiento del mercado inmobiliario residencial serán evidenciados claramente en 2019. Así lo apunta el arquitecto y director de AGS Visión Inmobiliaria, Rodrigo Aravena, al entregar las proyecciones para el ámbito en 2019.

Según la compañía nacerán nuevos polos inmobiliarios. Plaza Zañartu, Franklin y Macul Sur son sólo algunos de los barrios que recibirán una oleada de nuevos proyectos inmobiliarios residenciales. Estos sectores que hasta ahora han estado muy alejados de la dinámica inmobiliaria, aparecerán en el “mapa de los compradores” como buenas opciones para vivir. ¿Por qué? poseen todas las condiciones para consolidarse como polos inmobiliarios debido a su centralidad, conectividad de transporte público, carácter de barrio, áreas verdes y equipamientos que ponen en valor el sector.

La oferta inmobiliaria sobre dichos barrios se verá beneficiada por las economías de aglomeración que producirán los nuevos proyectos inmobiliarios en estos sectores, apunta la firma.

Zonas clave y precios al alza

No es desconocido para el mercado que el congelamiento de los planos reguladores de algunas comunas ha prohibido el crecimiento de barrios con gran potencial inmobiliario, como aquellos cercanos a las nuevas estaciones del Metro.

Pese a ello, precisa la compañía, esta constante se repetirá en ciertas zonas que aún poseen condiciones normativas altamente restrictivas para edificar en altura. Sin duda alguna, esto atenta contra la densificación de la ciudad, que requiere con urgencia, de nuevas zonas adecuadas para asentar viviendas multifamiliares.

El aumento del valor de las viviendas tiene dos tendencias claras: la creciente escasez de terrenos para edificar vivienda y la emigración a los “nuevos” mercados.

La densificación de la ciudad exige el continuo agotamiento del suelo urbano, especialmente aquel que posee condiciones normativas aptas para edificar y que, además, posee centralidad metropolitana. Por contraparte, el crecimiento vegetativo de la ciudad, la migración, la atomización de la familia, el incremento del PIB y otros factores, han hecho crecer fuertemente la demanda de vivienda de bajas superficies.

Por otra parte, añade AGS Visión Inmobiliaria, al observarse una limitación en la oferta en comunas del sector oriente (Vitacura y Providencia, por ejemplo) con Planos Reguladores más restrictivos, la demanda si bien no desapareció, se ha comenzado a trasladar a aquellas zonas que les permitan estar relativamente cerca o que cuenten con condiciones aspiracionales cercanas, produciendo mercados alternativos aspiracionales.

De esta manera, sectores como Ñuñoa, están acogiendo a las personas que desean vivir Providencia; La Cisterna está creciendo por lo caro que se ha vuelto San Miguel y Estación Central o San Joaquín se han vuelto sectores inmobiliarios atractivos debido a lo costoso que se ha transformado comprar o arrendar en Santiago Centro.

Fuente: Estrategia